La ficha de personaje [descargable]

No descubro nada nuevo al decir que la creación del personaje es parte fundamental de la elaboración de una historia. Si estás pensando en escribir una, sea del tipo o la extensión que sea, tarde o temprano (mejor temprano) tendrás que dedicar tiempo a desarrollar el personaje o personajes principales y secundarios.

Pues bien, a la hora de organizar tu historia, la ficha de personaje es una buena herramienta para pararte a pensar cómo va a ser, qué papel va a jugar en la trama, a qué personas conocerá… y, además, siempre podrás recurrir a ella en cualquier momento si de repente no te acuerdas de cuándo era su cumpleaños, cómo perdió el dedo gordo del pie o el nombre de su abuela.

Seguir leyendo

Anuncios

¿Talento o constancia?

Imagínate a un duendecillo, una hada, bruja, genio de la lámpara o el ser mágico que tú prefieras delante de ti. «¿Talento o constancia?», te pregunta, y tienes que elegir.

Venga, mójate. ¿Qué escoges: talento o constancia?

Muchos optarán por el talento. Hasta hace no tanto, yo misma te habría respondido eso. Pensaba que era lo único que una persona necesitaba para ser escritora, que con nacer con talento lo tenía todo. Que, mágicamente, aparecería una novela maravillosa debajo de su brazo.

Seguir leyendo

Corrección para escritores: la raya larga

Ya ha terminado noviembre y, con él, el NaNoWriMo, ese maratón de escritura para los valientes que se atreven a participar en la iniciativa: 50.000 palabras en cuatro semanas o, lo que es lo mismo, una novela enterita (o, más bien, un primer borrador). Terminada esta fase, ahora toca la siguiente: la temible para muchos y maravillosa para mí CORRECCIÓN, chan chan chaaan.

Y está claro que, a la hora de escribir y corregir un texto, hay decenas de cosas que debemos vigilar y tener en cuenta: tildes, «b» y «v», «g» y «j», palabras con hache o sin hache, verbos conjugados de manera correcta, mayúsculas y minúsculas, puntuación, etc.

Si escribes narrativa, es muy probable que introduzcas diálogos y aclaraciones del narrador; por eso, debes saber utilizar de manera correcta la raya larga, es decir, esta: .

Seguir leyendo

Usas las comillas equivocadas

Sí, usas las comillas incorrectas. Que no es lo mismo que usar de manera incorrecta las comillas. Y así, como recordatorio rápido, ¿cuándo las debemos utilizar? Sobre todo para marcar citas o declaraciones de personas y señalar palabras o expresiones con algún sentido especial.

Vale, ¿y por qué digo que usas las comillas equivocadas? Porque en español existen tres tipos y, por lo general, se tiende a utilizar las segundas:

  1. «Comillas angulares»
  2. “Comillas inglesas”
  3. ‘Comillas simples’

Y las pongo así, enumeradas, no solo porque quede más claro, sino porque el uso de las comillas tiene su propia jerarquía: la Ortografía académica recomienda, en español, utilizar las comillas angulares (también conocidas como latinas o españolas). A continuación, las inglesas y, por último, las simples.

Seguir leyendo

La mayúscula de relevancia

Tendemos a escribir en mayúscula las palabras que consideramos importantes, de ahí su nombre: mayúscula de relevancia. Ta-dá. Por trabajo, leo y corrijo cada día textos de personas muy diferentes pero que tienen algo en común: esa tendencia a marcar con la primera letra en mayúscula las palabras que quieren resaltar en sus informaciones. La mayor parte de las veces es un error ortográfico.

Seguir leyendo