Reseña «Aquí empieza todo», de Jennifer Niven

Título: Aquí empieza todoaqui_empieza_todo_portada
Título original: Holding up the Universe
Autora: Jennifer Niven
Publicado en España por Editorial Planeta (Colección Crossbooks)
Idioma original: inglés
Género: juvenil
Número de páginas: 496 páginas
Perfil del libro en Goodreads
¿Quieres leer el primer capítulo?: ¡Aquí!

Puedes comprarlo en: Amazon (14.20 €)
¿Te lo recomiendo?:
Valoración: 8 de 10 (me gusta mucho)

Primera frase del libro:
«Si de mi mesilla de noche saliera un genio de la lámpara, le pediría estos tres deseos: que mi madre estuviera viva, que jamás me volviera a suceder nada malo ni triste, y que me aceptaran como miembro de las Damas del instituto Martin Van Buren, el mejor grupo de animadoras del área de los tres estados».

¿De qué trata?:
Os pongo en situación: Libby es una adolescente que fue rescatada de su casa porque su peso la mantenía prisionera y apenas le permitía andar (fue nombrada la adolescente más gorda de Estados Unidos). Después de perder algo de peso y recibir ayuda psicológica, decide volver al instituto. Es decir, decide volver al mundo real.

Por su parte, Jack es uno de los chicos populares de ese mismo instituto sin, aparentemente, ningún problema. Pero, en realidad, tiene prosopagnosia (incapacidad de reconocer los rostros) y vive con el miedo a que alguien lo descubra.

Tras un incidente bastante cruel (por parte de él), Libby y Jack son obligados a cumplir juntos un castigo.

Vale, ¿y qué me ha parecido?:
A ver, dejemos tres cosas claras desde el principio:

1) Aquí empieza todo NO es Violet y Finch. No te va a arrancar el corazón, te lo va a tirar al suelo y te lo va a pisotear; no es una novela tan redonda, no es tan buena porque Violet y Finch es MUY buena; no cuenta con un Finch (hola, te quiero). Hazte a la idea de que Violet y Finch solo hay uno.

2) Aquí empieza todo es una novela juvenil romántica (además de un libro sobre la aceptación de uno mismo) y la relación de Libby y Jack centra la historia. Vamos, que si no te gustan estas historias de amores adolescentes, no malgastes el tiempo leyéndola. O sí, pero luego no te quejes. O sí, pero que sepas que ya estabas avisado.

3) Aquí empieza todo parte de unos elementos ya conocidos y usados en otros libros: instituto/chica gorda/chico popular, o chico conoce a chica-chico y chica se hacen amigos-chico y chica se enamoran. PERO (y este es un gran «pero» positivo) en esta historia el chico no rescata a la chica, porque la chica se rescata sola (gracias). La novela tiene una mayor complejidad, y la autora le da una vuelta de tuerca con la que consigues ponerte en el lugar de Libby y en el lugar de Jack, y logras ver más allá de esas primeras impresiones.

4) (y más importante) Aquí empieza todo es sobre una chica y un chico que intentan aceptarse a sí mismos; sobre un chico especial (no por su prosopagnosia) y una chica especial (no por su sobrepeso) que se gustan por quienes son en realidad.

Aclarado esto, sigamos.

La historia está contada desde el punto de vista de ambos personajes; unos capítulos los cuenta Libby, otros los cuenta Jack. Ambos son personajes originales, diferentes, extraordinarios, complejos, con sus defectos (que son muchos) y sus virtudes (que son muchas) y, sobre todo, muy reales.

Empecemos por Libby. Tiene sobrepeso, vale, y todo el mundo se lo recuerda (como si ella no lo supiese…), pero el libro nos enseña a que algo así no nos defina. A que algo así no la defina porque Libby es muchísimo más que eso. Es una chica admirable, fuerte, irónica, divertida, a la que le encanta bailar y trabaja para conseguir entrar en el equipo de animadoras del instituto, que no se deja amilanar. Aunque, ojo, no me entendáis mal, no es la típica protagonista que, a pesar de todos los inconvenientes a los que se tiene que enfrentar, es perfecta. Qué va. Y precisamente su incoherencia, que a veces haga cosas sin sentido, la convierte en un personaje tan real.

«—Qué hay —dice.
—Qué hay.
—¿Es verdad que las gordas la chupan mejor?
—No lo sé. Nunca me la ha chupado una gorda».

¿Podría haber dado una respuesta mejor a un tío que le suelta eso en el pasillo del instituto? Me dan ganas de hacerle la ola.

También tenemos a Jack. Oh, Jack. Me ha encantado con todas sus malas decisiones (una detrás de otra, así durante todo el libro); su ligera cobardía; su miedo a enfrentarse a ese temido «qué dirán». Me ha encantado el realismo del personaje; me explico mejor con un ejemplo: cuando comenzaba a darse cuenta de que le atraía Libby, él mismo sorprendía de que le gustase una chica gorda. Es un pensamiento cruel, vale, pero muy real.

Eso sí, sigo sin entender por qué no le contó primero a sus padres que tenía prosopagnosia. Son tus padres, tío.

Me ha gustado la relación que mantienen, esa de apoyarse el uno al otro casi desde el primer momento hasta, poco a poco, enamorarse. Me ha gustado que cada uno, a su manera, luche contra sus miedos porque, joder, es inspirador. Y me ha gustado un montón cómo está escrita la novela: las explicaciones y descripciones, las listas de Jack, los recuerdos de Libby, el hermano pequeño de él (y sus ganas de llevar un bolso y no importarle lo que piensen los demás).

El libro te inspira, te ayuda, te alienta a sentirte a gusto en tu propia piel, a ser tú mismo, a no esconderte. Y todas las historias deberían transmitir valores así. O, al menos, intentarlo.

aquiempiezatodo

Aquí empieza todo alienta a sentirte a gusto en tu propia piel, ser tú mismo, no esconderte

Si tuviese que juzgar el libro por su portada, ¿qué pensaría?:
¿La verdad? La portada en sí no me decía nada. No dice nada del libro, no aclara nada. Me aporta tranquilidad, quizá por los colores pastel o esas ¿gotas de lluvia?, pero no sabría decir de qué trata, no me invitaba a leerlo.

¿Cómo me sentí cuando terminé el libro?:
Agradecida de haber leído un libro así donde la autora, mediante dos complejos personajes, ayuda tanto. Te abre un poquito los ojos, te hace reaccionar sobre ciertas actitudes que mantenemos con nosotros mismos y contra otros.

Se lo recomiendo a:
Quienes les gusten las historias de amor juvenil, pero también de superación, de aceptación. A quienes les gusten las historias con personajes originales, diferentes, reales, con los que es fácil sentirse identificado.

Frases destacadas (¡ojo, spoilers!):
«Bailo con más empeño; quiero dejar de pensar. (…) Bajo un poquito el volumen, pero sigo moviéndome. Cuando termina la canción, busco un rotulador y me pinto un zapato. “Mientras vivas, siempre habrá algo esperándote; y aunque sea algo malo, ¿qué le vas a hacer? No puedes dejar de vivir”. (Truman Capote,
A sangre fría. Luego cojo la barra de labios que me regaló mi abuela por mi cumpleaños, me acerco al espejo y me pinto los labios de rojo».

«—¿Estás seguro de lo del bolso, hombrecito?
—Me gusta. Aquí me cabe todo.
—A mí también me gusta. La verdad es que ese bolo es una pasada. Pero no sé si a la gente le va a gustar tanto como a nosotros. Puede que algunos niños sientan tantos celos que se burlen de ti.
—No van a tener celos. Van a pensar que es raro.
—Es que no quiero que te traten mal.
—Si quiero llevar bolso, lo voy a llevar. No pienso dejar de llevarlo solo porque a ellos no les guste.
Y entonces, ese chiquillo escuálido y de grandes orejas se convierte en mi héroe».

«La gente hace cerdadas por muchos motivos. A veces es solo porque son así de cerdos. A veces la gente les ha hecho alguna cerdada y, aunque no se dan cuenta, cogen esas costumbres tan cerdas y salen al mundo y tratan a los demás de la misma manera. A veces se portan como cerdos porque tienen miedo. A veces deciden ser cerdos con los demás antes de que alguien les pueda hacer alguna cerdada. Así que es como si fuera una cerdada de autodefensa».

«Pero lo más duro ha sido algo que no me esperaba: el ver a la gente a quien conocía, la gente con la que crecí, y saber que mientras yo estaba sentada en casa ellos se hacían mayores, iban al colegio, hacían amigos y vivían la vida. Es como si yo fuera la única que se detuvo».

«Anoche estaba aquí. Esta mañana estaba aquí. Ahora ha desaparecido y no es por unos días, sino para siempre. ¿Cómo puede suceder algo tan definitivo en un momento? Sin preparación. Sin aviso. Sin que tengas la oportunidad de hacer todas las cosas que habías pensado hacer. Sin que tengas la oportunidad de despedirte».

Libros del mismo estilo que también podrían gustarte:
Violet y Finch, de Jennifer Niven: vale, al principio de la reseña dije que Aquí empieza todo no era Violet y Finch (y no lo es), pero, en realidad, tienen muchas cosas en común: para empezar, está escrito por la misma autora y mantiene el mismo estilo y la misma fantástica escritura. Además, sus protagonistas son un chico y una chica que traban amistad y poco a poco se enamoran. Además, la novela trata temas actuales e importantes como la depresión, el acoso escolar, el suicidio adolescente o la aceptación de uno mismo, entre muchos otros. Además, cuenta con personajes espectaculares (¡Finch!). Y un último «además»: te tocará el corazón de una manera brutal.

Violent y Finch se conocen en la azotea de su instituto cuando ambos coinciden allí para suicidarse. A partir de este punto, su historia se entrelaza, se hacen amigos y se enamoran. Es un resumen rápido pero su historia es compleja, triste, maravillosa. Finch es maravilloso.

Eleanor & Park, de Rainbow Rowell: creo que, básicamente, podría copiar y pegar más o menos lo dicho sobre Violet y Finch y aplicarlo aquí. Y no por eso quiero quitarle importancia a este libro, porque es uno de mis favoritos. Cambia la autora, pero también nos presenta a un chico y una chica con duras dificultades, que se conocen y se enamoran. La manera en la que Rowell narra la historia, cada detalle, es magnífica. Y también te toca el corazoncito.

Anuncios

Un comentario en “Reseña «Aquí empieza todo», de Jennifer Niven

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s