Reseña «George», de Alex Gino

George portadaTítulo: George: Simplemente sé tú mismo
Título original: George
Autor: Alex Gino
Publicado en España por Nube de tinta
Idioma original: inglés
Año de publicación: 2015
Género: literatura infantil/juvenil, LGTB
Número de páginas: 192
Libro finito, letra grande, tapas blandas, pesa poco
Perfil del libro en Goodreads
¿Quieres leer un fragmento? ¡Aquí!
Puedes comprarlo en: Amazon (14.20 €)
¿Te lo recomiendo? ¡SÍ!
Valoración: 10 de 10 (brillante y maravilloso)

Primera frase del libro:
«George sacó una llave plateada del bolsillo más pequeño de una gran mochila roja».

¿De qué trata?:
George es una niña encerrada en el cuerpo de un niño, que va al colegio, que vive con su madre y su hermano y que tiene una mejor amiga, Kelly. Una de sus profesoras organiza una obra de teatro y George quiere participar como Carlota, la protagonista. A partir de esta premisa, el libro cuenta su día a día a través de la angustia continua de tener que fingir ser quien no es en realidad.

Vale, ¿y qué me ha parecido?:
Partamos de la base de que quiero regalar este libro a todo el mundo y obligaros a que os lo leáis. Aclarado esto, George, de Alex Gino, es uno de esos libros que te marcan, que te dejan huella, que te lo terminas y un rato después todavía estás dándole vueltas a lo que has leído con una sonrisa en la boca.

Es un libro chiquitito, con pocas páginas y de poco peso, pero con unos valores inmensos que se escapan por las esquinas del papel. Aceptación, tolerancia, superación, igualdad, amistad. Con un tono inocente, desde la visión de una niña, la historia nos acerca una temática poco tratada todavía hoy en día, sobre todo en niños y adolescentes, la transexualidad. Desde el primer momento conectas con George, te pones en su lugar y entiendes su angustia por tener que fingir que es un niño cuando en realidad es una niña.

Además, muestra la realidad tal y como es a través de la primera reacción de la madre, ese primer rechazo, ese no querer creérselo, ese pensar que ya se le pasará. También es fácil sentirse identificada con ella porque, seamos sinceros, a casi todos nos pasaría lo mismo. Le cuesta asumirlo porque es algo que cuesta asumir; es algo, gordo, importante, que lo cambia todo. Al menos, la fiel amiga de George, Kelly, es un apoyo constante durante toda la historia, su ayuda es fundamental, y las escenas entre las dos son un respiro (para George, para el lector). Aunque, no me entendáis mal, George no es un libro triste (aunque tenga escenas tristes), sino de tolerancia y aceptación. De superación. De ayudarte a ser tú mismo. De ayudarte a entender a los que no son iguales que tú. De querer achuchar a la niña y asegurarle que todo va a salir bien.

El libro me ha gustado mucho, pero tiene ciertas cosillas que, además, me han encantado. Os cuento: para empezar, y la más importante, el detalle de que, como George en realidad es una niña, se refiera a ella en femenino. La amistad tan leal de Kelly. La valentía de George para presentarse a la audición de la obra de teatro para el papel de Carlota.

Pero, eh, también tiene cosas que no me han gustado tanto. Bueno, en realidad solo una. Y, vale, es casi como hacer trampa. La única queja que tengo de George es su extensión (y sé que para muchos, al contrario, será una ventaja); me hubiese gustado que fuese algo más largo, que profundizase en el personaje de George como Melissa, que explicase un poco más su situación después de contárselo a su madre.

Venga, voy a insistir un poco más: George es una lectura muy necesaria que tú, y tú, y tú, y tú también deberías conocer. ¡Y leerse en los colegios!

020617_george
George encierra entre sus páginas valores imprescindibles como la superación o la tolerancia

Si tuviese que juzgar el libro por su portada, ¿qué pensaría?:Voy a ser sincera: la portada no me invitaba a leerlo. Me daba la sensación de que era un libro infantil, bastante simplón (para alguien de 30 años), y si no fuese por las buenas críticas que había leído, no le hubiese dado una oportunidad. Y es hasta gracioso que precisamente la historia incida tanto en no juzgar a los demás por ser diferentes, sin conocerlos, cuando yo misma juzgué el libro y, de alguna manera, lo descarté. De ahí que, tras esta primera impresión, me sorprendiese tanto al empezar a leer y descubrir a la maravillosa George.

¿Cómo me sentí cuando terminé el libro?: Con unas ganas locas de recomendárselo a todo el mundo y hablar sobre él sin parar. Tan satisfecha, optimista y contenta por la buena historia que acababa de terminar, que decidí al instante dedicar esta primera entrada de blog a hablar sobre George.

Se lo recomiendo a:
¡Todo el mundo! Pero, sobre todo, a niños a partir de 10 años, que ya comienzan a tener una mejor idea sobre lo que está bien y lo que está mal, que ya deciden tratar bien o tratar mal a los demás, que están creciendo, que se están formando, y que necesitan refuerzo para convertirse en grandes personas. Todos necesitamos, de vez en cuando, una palmada en la espalda y un recordatorio de que tenemos que tratar bien a los demás. A menudo se nos olvida. Además, es un libro cortito, que se lee rápido, muy fácil.

Frases destacadas:
«—Lo que quiero decir es que hay que ser una persona muy especial para llorar con un libro. Significa que se siente compasión y que se tiene imaginación».

«Dio vueltas en medio de la habitación, mareada de libertad».

Libros del mismo estilo que también podrían gustarte:
El arte de ser normal, de Lisa Williamson. En este caso trata la transexualidad desde el punto de vista de una adolescente de 14 años. David es una chica atrapada en el cuerpo de un chico, que se enfrenta todos los días al «matón» del instituto y a los insultos y desprecios de muchos de sus compañeros. Por otro lado, también nos ofrece el punto de vista de Leo, un chaval que comienza a estudiar en el mismo instituto de David y del que se hace amigo.

No me extenderé mucho más porque, bueno, no me gustó especialmente, pero, aun así, es un libro correcto donde se trata abiertamente este tema.

La lección de August, de R. J. Palacio. Una rápida aclaración: no trata la transexualidad, pero sí utiliza el mismo tono inocente para abrirnos los ojos sobre ciertos comportamientos dañinos a los que ya estamos acostumbrados pero que no por eso dejan de estar mal.

August, de diez años, tiene un problema cráneo-facial que le hace ser físicamente muy diferente a los demás. Allá donde va, llama la atención, incluso, a veces, asusta. Nos cuenta su día a día en el instituto, nos habla de las cosas a las que se enfrenta por ser diferente físicamente.

La lección de August habla de la importancia que le damos a la imagen, de los prejuicios, de lo mezquinos que somos a veces con personas que no son como nosotros, de desprecios que en ocasiones también hacemos sin darnos cuenta (o, peor, sin darle importancia). Pero nos habla sobre todo de amistad, de ser tú mismo, de no juzgar a las personas sin conocerlas y mucho menos por su aspecto o sus gustos; de ser amable, de tratar bien a los demás, de valorar aquellas cosas que realmente tienen importancia.

(Probablemente en otro momento me extenderé más con este libro, porque me flipa; fue mi favorito de 2016 y, sin duda, se ha colado en uno de mis preferidos).

Anuncios

4 comentarios en “Reseña «George», de Alex Gino

  1. Hola! Me imagino que se ve la foto de Gravatar de mi blog, pero por si acaso te digo que soy Cristina Hermosa, la de la clase de la mañana de la uni.
    Primero. Bienvenido a este universo bloguero!
    Y segundo. A ese libro le tengo echado el ojo desde hacía ya tiempo pero no me animaba a leerlo. Si es como dices tú, te diré que mis ganas por leerlo se han doblado. Me encantan estos libros que tienen una inocencia que hace mucho que olvide. Me ayudan a volver a aquellos años como si fueran máquinas del tiempo.
    El tema de la transexualidad también es interesante. No lo conozco demasiado así que está bien saber más de él.
    Espero que te vaya bien con las reseñas.
    Nos leemos!

    Me gusta

    1. ¡Gracias por pasarte por aquí y comentar! 😀

      A ver qué te parece el libro. A mí me sorprendió muchísimo para bien, no me esperaba que fuese así. Creía que era más tontorrón y me alucinó lo necesaria que es su lectura. Así que si finalmente te animas y lo lees, ¡me cuentas!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s